...:::Bienvenidos ONG EMANUEL LASKER:::...

Doctor Siegbert Tarrasch (05/03/1862 – 17/02/1934).



Nació en Wroclaw (Polonia), aunque todo el mundo lo considera alemán. Pertenecía a una familia judía de buena posición económica .

Ya de pequeño (3 años) la familia se mudó a Alemania. Siegbert Tarrasch, había nacido con una malformación en un pie, que lo obligó el resto de su vida a caminar rengueando. La psicología moderna seguramente explicaría que la arrogancia, y hasta la agresividad de Tarrasch, eran consecuencia directa de defecto físico, un mecanismo de defensa surgido de su complejo de inferioridad. Siegbert aprendió a leer y a escribir a los 4 añosy como el mismo nos refiere: “a mis 6 años entendía el contenido de los libros que leía”. Aseguraba que siempre hubo luchado por su reconocimiento de judío en la sociedad alemana.

Fue Gran Maestro de ajedrez, políglota, editor y Médico Cirujano. Siempre buscó el reconocimiento público y puso de ejemplo su triunfo, en el torneo de Manchester 1890 donde dijo ¡No quería ser el primero entre los alemanes, si no ser el campeón del mundo para Alemania.

En Hamburgo a los 21 años obtiene el titulo de maestro, jugando con Blackburne, Englisch, Mason y Weiss.

A los 23 se gradúa de medico. Fue tres veces Campeón de Alemania.



Ganó cinco torneos seguidos: Nuremberg 1888, Breslau 1889, Manchester 1890, Dresde 1892 y Leipzig 1894.



Participantes del torneo de Dresde 1892

Muy joven leyó toda la literatura de ajedrez a su alcance.

Siegbert Tarrasch fue desafiante oficial para luchar por el Campeonato Mundial de ajedrez que se llevaría a cabo en Cuba en el invierno de 1890/1891, intentando arrebatar el título a Wilhelm Steinitz.
Esto implicaba un largo viaje por barco a esa isla y permanecer de 4 a 6 semanas en ella, la duración del torneo. Siegbert dijo que no podría ausentarse tanto tiempo "debido a sus pacientes", pues para esta época nuestro personaje tenía una práctica profesional muy ajetreada: además de una oficina privada, era adjunto en un hospital y afirmó que no era correcto ausentarse por casi 3 meses de sus enfermos que tanto lo necesitaban.



Su principal contribución al ajedrez fue asimilar las enseñanzas de Steinitz y llevarlas a un mayor grado de refinamiento, con lo que el juego experimentó una importante evolución.



Torneo de Nuremberg 1896. Tarrasch, sentado, es el cuarto por la izquierda



Torneo de Viena 1898. Tarrasch,sentado, es el primero de la izquierda

El Dr. Tarrasch ejerció la medicina en las ciudades germanas de Geroldsgrun, Nüremberg y Munich. En esta última organizó sesiones de ajedrez para sus pacientes deprimidos y neuróticos. Como médico opinó que el juego de ajedrez podía ser terapéutico.



Tarjeta personal del Dr. Tarrasch

Durante su carrera como jugador, tuvo la "desgracia" de coincidir en el tiempo con Emanuel Lasker al que no pudo derrotar en la lucha por el título mundial.



Tarrasch y Lasker

Actualmente hay varias aperturas que llevan su nombre, como la variante Tarrasch de la defensa francesa o la defensa Tarrasch del gambito de dama. Sus principales obras son “Trescientas partidas de ajedrez” y “La partida moderna de ajedrez”, así como textos sobre los torneos de Ostende 1907 y San Petersburgo 1914.



Participantes del torneo de San Petersburgo 1914

Incapaz de asumir una derrota fueron célebres sus excusas. Tras su derrota con Lasker (que consideraba inapelable) afirmó que le perjudicó el aire marino. Véase lo lejos que están del mar Düsseldorf y Múnich, mientras que Ostende, donde había triunfado el año anterior sí que es puerto de mar.



Tarrasch vs Schlechter en 1911

Acusado de un orgullo excesivo y de ser antipático por tener un concepto muy alto de si mismo. Otros lo denominaban: Campeón Mundial de los torneos ó el Hércules de los torneos. En su defensa es obligado decir que poseía una educación culta y refinada, de elegantes maneras y de buen vestir.

Murió en Munich a la edad de 71 años pero no sin antes, debido a su religión, ser víctima de acosos provenientes del recién instalado gobierno nazi, el que comienza, a partir de 1933 (un año antes de su muerte), a emitir regulaciones antisemitas. Dice en su obituario el Deutsche Schachzeitung March: "En las primeras horas del 17 de febrero, poco antes del final de su 72do año de la vida, el Dr. Siegbert Tarrasch Amigos muerto ... ... y algunos representantes de los clubes de ajedrez en Munich asistieron al servicio fúnebre, el clero estuvo ausente ... Este era el hombre, quien, después de la muerte de Anderssen, el aumento de nuevo Alemania y el aumento de la reputación de ajedrez en todo el mundo a un inimaginables-de alto nivel y que por su obra literaria se convirtió en el maestro de todos, que desempeñó un papel en torneos internacionales, aunque en su momento fue su manera .. . Intolerante y muy a menudo a la crítica injusta, que no le permiten el silencio, pero él mismo fue una persona sensible. " (Deutsche Schachzeitung März 1934, S. 66 ff.). (Deutsche Schachzeitung März 1934, S. 66 y ss.).



Así, es expulsado de su membresía de la Liga Alemana de Ajedrez, la que ahora era sólo permitida a los "arios". Gran gusto le hubiera dado saber, que eventualmente se le daría jaque mate a ese régimen.
Su sepultura se encuentra en el cementerio Nordfriedhof de Munich bajo la ubicación 128-3-73





SEPULTURA DEL DR. TARRASCH en MUNICH, ALEMANIA

DOMICILIO CONOCIDOS DSL DR TARRASCH (datos históricos)

Tarrasch, S.: Rheinstraße 22 I, Munich, Alemania (Ranneforths Schach-Kalender, 1915, página 77).

OPINIONES SOBRE TARRASCH:


Lasker:
"La fuerza o debilidad del Dr. Tarrasch estriba en su desmesurado amor propio. Sin él, sólo habría sido un mediocre jugador de ajedrez. Pero con su anormal egocentrismo ha llegado a ser un gigante. Su amor propio es tan grande que tiene que demostrarlo en algo, y el ajedrez era el medio más fácil para él. Tarrasch es muy aficionado al ajedrez, pero sobre todo a su propio ajedrez".



Lasker vs Tarrasch, Berlin 1908 match por el Campeonato Mundial

Lasker : "El doctor Tarrasch es un pensador, amigo de la compleja y profunda teoría... admira una idea por su profundidad; yo la admiro por su eficacia... yo creo en la fuerza". Rudolph Spielmann: ”De Anderssen aprendí cómo hacer combinaciones; de Tarrasch aprendí cómo evitar hacerlas"

Smyslov: "Me declaro como uno de los herederos de las teorías ajedrecísticas de Tarrasch, que me ayudaron mucho en lograr el título de Campeón Mundial”.

FRASES Y OPINIONES DE TARRASCH

Para usted Señor Lasker, sólo tengo dos palabras: ¡Jaque mate! y haciendo otra reverencia se marcho. • “ Me convencí (habla de él mismo) que tenia aptitudes (para el ajedrez), asistí a la universidad de Breslau donde Anderssen daba clases, pero los estudios de medicina absorbieron mi tiempo y debí trasladarme a Berlín para completar mis estudios.”



Tablero de análisis que utilizaba el Dr. Tarrasch

“A Bertoldo Lasker, hermano de Emanuel, lo conocí en mis tiempos de estudiante, también él se hizo medico. Emanuel Lasker fue quien le enseñó el ajedrez. Los dos se ganaban la vida trasnochando, con ayuda de Jacobo Bamberger, un mecenas del ajedrez. Años atrás, con solo 11 años Lasker me retó; pero no lo acepté, él todavía era muy joven para jugar conmigo.”

• “Mi decisión de no jugar con Steintz por el campeonato del mundo quizás fue una mala resolución, en ese momento me encontraba en buena forma, pero estimaba en mucho mi practica como medico. Yo y Lasker somos los dos alemanes mas fuertes en los tableros y ambos somos por decirlo así discípulos de Steinitz; soy seis años mayor que él.”

• “El Ajedrez, como el amor, como la música, tiene la virtud de hacer feliz al hombre.”

• “La desconfianza es la cualidad más necesaria en un ajedrecista.”

“Nimzovich tiene un gusto pronunciado por movimientos horribles. Su principal fuerza radica en maniobras originales, frecuentemente bizarras las cuales son difícil de refutar en el juego práctico.”

• «La genialidad consiste en saber transgredir las reglas en el momento oportuno».

"Al igual que Voltaire no podía escribir sin su gato al lado, yo no puedo jugar al ajedrez sin mi alfil rey». • «Siento una profunda pena por los que se van de este mundo sin haber conocido los deleites del ajedrez».

«Caballo en el borde, deshonor para el buen jugador».

• «Si nunca mueves un peón, no perderás una sola partida».

«El ajedrez es una forma de producción intelectual que tiene su encanto peculiar. La producción intelectual es una de las grandes satisfacciones (si no la mayor) al alcance del hombre. No todos pueden componer una pieza musical inspirada o construir un puente; sin embargo, en el ajedrez todo el mundo es intelectualmente productivo”

• “El Ajedrez es un terrible juego. Si no controlas el centro, tu oponente tiene una posición mas holgada. Si tienes control del centro, ¡entonces realmente tu tienes algo de que preocuparte!”

“Un entendimiento minucioso de las típicas continuaciones de mate hacen de las mas complicadas combinaciones de sacrificio que conducen hacia ellas no solo no difíciles, sino casi un asunto de rutina”

• “Puntos débiles o agujeros en la posición de tu oponente deben de ser ocupados por piezas, no Peones”

* “Muchos se han convertido en Maestros de Ajedrez, nadie se ha convertido en el Maestro del Ajedrez”


ANECDOTAS

1. En el torneo de Montecarlo 1904, en el que salió vencedor Tarrasch, éste le lanzó un desafío a Lasker, desafío que Lasker aceptó, pero que a última hora se hubo de suspender debido a que Tarrasch sufrió una aparatosa caída patinando sobre hielo, fracturándose.

2. En un reportaje le preguntan por las muertes trágicas de sus tres hijos: Tarrasch no contesta prefiere no hablar, el periodista insiste y le sugiere, si esto influyo en su derrota contra Lasker por el campeonato del mundo -acordado despues de 14 años de larga discusión. Pensativo cambia de tema y nos cuenta de su aversión a la brisa marina.

3. Cuenta el jugador argentino Juan Manuel Rivarola que estando en la olimpíada de Londres de 1927, se cruzaban con Tarrasch: "Lo tratamos brevemente con Grau, en Londres. Nos encontrábamos todos los días, pero no llegamos a hacer amistad profunda, no tuvimos oportunidad. Era un caballero en el verdadero sentido de la palabra. Su sentido era muy peculiar, nos decía: "Adiós, juventud."


NIMZOVICH Y TARRASCH



No, Nimzowitch y Tarrasch nunca se cayeron bien.

La disputa entre los dos empezó cuando Nimzowitch era todavía un joven talento. Con ocasión del torneo de Coburgo en 1904 jugaron una partida amistosa al terminar la ronda del día. Una vez realizada una apertura experimental por parte de Nimzowitch, Tarrasch explicó con aire de desprecio: “Nunca tuve una posición ganadora después de tan pocas jugadas”, un comentario que al joven Nimzowitch, de apenas 18 años, debió haber ofendido profundamente, ya que durante toda su vida reaccionó siempre de forma muy sensible ante las críticas. Nimzowitch aprovechó esta ofensa para motivar su ambición, e hizo todo lo posible para superar a Tarrasch y echarle de su posición como primer teórico en el mundo del ajedrez. Pero Tarrasch también dio rienda suelta a su antipatía en sus comentarios. De esta manera, comentó en un diario berlinés una partida entre Rubinstein y Nimzowitch como sigue: “Nimzowitch tiene una preferencia absoluta para jugadas feas de apertura; suerte que Rubinstein, que siempre juega con buen gusto, le rebatió concienzudamente, porque hubiera sido realmente un escándalo si el juego antiestético hubiera sido coronado con el primer premio.” (s/Wolfgang Kamm, Siegbert Tarrasch, pág. 543).

Nimzowitch reaccionó mediante una carta abierta: “En la columna de ajedrez del diario berlinés del 12 de este mismo mes, publicó el Dr. Tarrasch mi partida contra Rubinstein, acompañándola con glosas encaminadas a despreciar mi manera de jugar ante el público. No hace falta que se esté de acuerdo con mi interpretación del juego de ajedrez, pero una crítica tan exagerada y transfigurada del mismo debe provocar una respuesta enérgica. Expresiones como ‘fea’ y ‘asquerosa’ manera de jugar y consideraciones similares, muestra del ataque de rabia furibundo de un glosador que se pretende ejemplar, son indignas. Además parece como si el Dr. T. quisiera vengarse de mí de esta forma por su fiasco teórico en la variante 3. e5.(...) Mi partida contra Rubinstein decidía el honor del primer puesto y un premio de 2.500 Frs. Por estar comprensiblemente nervioso, jugué bastante por debajo de mi nivel. El Dr. Tarrasch calla esta circunstancia y construye de esta manera una falsa valoración de mi juego que debe indignar por su injusticia a los expertos” (cita s/ Kamm, pág. 543). Pocos días después, Nimzowitch echó más leña al fuego y puso la cuestión teórica sobre el tapete en la “Wiener Schachzeitung” mediante una larga reseña crítica: “¿Corresponde la partida moderna de Tarrasch verdaderamente todavía a una interpretación moderna?”, criticando el concepto de ajedrez moderno de Tarrasch como anticuado. Adicionalmente, Nimzowitch acusa a Tarrasch de ser dogmático y no reconocer los nuevos conceptos de la “(partida) hipermoderna”. Sin embargo, Nimzowitch con cierta frecuencia se pasa de la raya en su afán crítico y se muestra igualmente dogmático. Así, escribe que en la defensa francesa con 3... dxe4 “se descubre una mejora mediante la maniobra de Rubinstein b7-b6, que pone justamente en duda el valor de 3. Cb1-c3.” (“Mi sistema”, pág. 356) . Y mientras desprestigia los sistemas favoritos de su rival, diciendo p.e. que ya se ha dado carpetazo a la defensa Tarrasch del gambito de dama, revaloriza sus propios descubrimientos. De tal forma, designa la jugada 7....Da6 en la variante poco espectacular 1. e4 c6, 2. d4 d5, 3. e5 Af5, 4. Ad3 Axd3, 5. Dxd3 e6, Cf3 Db6, 7. 0-0 Da6 como “una novedad encantadora y revolucionaria”. La disputa entre ambos es tan violenta que causa la impresión de que se trata de mucho más que de encontrar las jugadas correctas en el tablero. Verdaderamente Tarrasch y Nimzowitch pusieron en claro no solamente un conflicto de generaciones, sino que lucharon también por el puesto de primer teórico. Adicionalmente, se deben tener en cuenta sus caracteres totalmente opuestos. O sea, ambos criticaban con ganas y eran muy sensibles a las críticas, pero allí se acaban ya los paralelismos. Nimzowitch, después de su huída de Riga seguida de una breve estancia en Suecia, vivió en un pequeño piso en Copenhague como jugador profesional, siempre quedando como un marginado social, no habiendo aprendido ningún oficio concreto, ni habiéndose casado ni tenido hijos. Tarrasch, por contra, cuidó mucho de que se valorase su posición social. Tenía familia, cinco hijos y trabajó como médico. Sin embargo “los problemas más finos son la partida práctica” como escribió el petulante Tarrasch en el libro “La partida moderna de ajedrez”, cuando ganó contra Nimzowitch. En total, Nimzowitch y Tarrasch se enfrentaron en once partidas de torneo. Al final Nimzowitch obtuvo una ventaja de +5,=4,-2, bien entendido que seis de estas once partidas se jugaron después del año 1920, cuando Tarrasch, nacido en 1862, ya había pasado el cenit de su carrera. Sin embargo, en la práctica Nimzowitch se mostró superior y a los ojos del mundo posterior se impuso como teórico frente a su rival. Las teorías formuladas por Nimzowitch inspiraron e influyeron a innumerables jugadores y condujeron a una más profunda comprensión del juego. Pero las confusiones que ocasionó Nimzowitch también fueron considerables. El tono polémico de la querella pública entre Nimzowitch y Tarrasch sugiere una comprensión opuesta del ajedrez. Además invita a tomar partido: bien uno está a favor de Nimzowitch o a favor de Tarrasch. Desde el punto de vista de hoy, las teorías de Nimzowitch no rebaten los fundamentos de Tarrasch, sino que los relativizan y amplían, al igual que las teorías de Nimzowitch fueron ampliadas más tarde, aunque en su caso por unos teóricos menos polémicos y dogmáticos que Nimzowitch y Tarrasch.

SIETE REGLAS DEL LEGADO DE TARRASCH

1.-Las jugadas inadecuadas de Peones, arruinan irremediablemente la posición más sólida.

2.-En la Apertura nunca debe capturarse el Peón caballo dama con la Dama, porque generalmente está envenenado.

3.-En el Medio Juego, los Alfiles de diferente color, lejos de conducir siempre a tablas, favorecen al bando que tiene la iniciativa.

4.-No debe permitirse avanzar el Peón torre adversario hasta la sexta casilla, sino que debe ser bloqueado, avanzando el propio Peón una o dos casillas.

5.-Una mayoría de Peones móviles en un flanco es preferible a un Peón central libre, pero que esté bloqueado.

6.-Cuando veas una jugada muy fuerte, hasta decisiva, siempre debe examinarse si no hay otra más fuerte aún.

7.-Las partidas más difíciles de ganar son las partidas ganadas.

ELO HISTORICO DE TARRASCH entre 1881 y 1902

Año Rank Elo
1881 12 2529
1882 11 2534
1883 11 2540
1884 6 2559
1885 3 2578
1886 4 2581
1887 5 2584
1888 4 2578
1889 2 2645
1890 1 2661
1891 1 2672
1892 2 2685
1893 2 2674
1894 2 2682
1895 2 2648
1896 2 2635
1897 2 2655
1898 2 2676
1899 2 2651
1900 4 2626
1901 4 2601
1902 5 2576



video

Tarrasch - Zukertort, Franckfurt 1887

1 comentarios:

Horacio Arévalo dijo...

Otra excelente nota , esta vez sobre un personaje relavante de la escuela "Steinitziana".

Reitero mis Felicitaciones !!! y los aliento a continuar esta línea tan útil a la hora de enseñar la historia del ajedrez clásico.